Tecnología

Sustitución de centrales eléctricas sucias por energías renovables…

en la foto el Central eléctrica de Ravenswood en Nueva York, una central eléctrica de 2.480 MW construida originalmente en 1963, que ha pasado por varios emprendimientos y en la que, en la década de 1970, se planteó incluso la instalación de dos reactores nucleares, proyecto desechado por implicar importantes y lógicas controversias suscitadas sobre su seguridad

La planta está construida en Long Island City en Queens, con vistas a la isla Roosevelt. Es la central eléctrica más grande que da servicio a Nueva York: genera alrededor del 20% de la electricidad de la Gran Manzana. La unidad de control funciona con Combustible No. 6, conocido como fuel oil residual o aceite pesado, el combustible más pesado y contaminante que se puede destilar a presión atmosférica. En 2011, se estimó que este combustible era responsable del 86% de la generación de contaminación por hollín en la ciudad, una de las principales causas comprobadas de cáncer y enfermedades pulmonares. De hecho, el oeste de Queens tiene una tasa de asma significativamente más alta que el promedio y se conoce como «callejón del asma«.

Ahora las once hectáreas de la central eléctrica están siendo completamente desmanteladas y convertidas un centro de energía limpia que alimentará una quinta parte de la ciudad de Nueva York con energía eólica marinaa través de un propuesta a la ciudad que además podrá seguir utilizando las mismas infraestructuras de línea que la planta anterior. Además, albergará las baterías necesarias para estabilizar la demanda energética y, según el proyecto, dotará de formación profesional a su plantilla actual para que pueda hacerse cargo de las nuevas instalaciones.

El proyecto cuenta con un fuerte apoyo de la comunidad y muestra claramente la dirección a seguir para lograr la descarbonización de la producción de energía: Reemplazar las plantas eléctricas sucias de petróleo, gas o carbón por parques eólicos, solares y otros tipos de energía limpia que no generan desechos de cualquier tipo o tiene inquietudes acerca de su seguridad. En el caso de la ciudad costera de Nueva York, será un parque eólico marino, pero veremos muchos otros casos similares que sugieren la sustitución por parques eólicos terrestres o solares que han logrado convertirse en la forma más barata y sostenible de generar electricidad.

Estamos ante el cambio tecnológico más importante de la historia de la humanidad. Y sin duda la que más sentido tiene. Para todos.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba