Tecnología

Para 2030, Uber y Lyft deben ser eléctricos en Nueva York

La ciudad de Nueva York decidió que Para 2030, todos los vehículos de las flotas de Uber y Lyft serán eléctricos.

Una decisión que tiene sentido para todos y que solo es culpa tuya por tardar tanto: si un coche pasa del índice de utilización habitual en un uso determinado, en torno al 3%, a uno para transporte de viajeros, en el que se utiliza más permanece en uso durante todo el día, es de vital importancia que este automóvil no emita gases tóxicos. Si hablamos de una flota total de cien mil vehículos en la ciudad, muchos más.

De hecho, las empresas, que suelen llevar ante los tribunales todas las decisiones que se les imponen, han manifestado su intención de trabajar con la ciudad en este proyecto de descarbonización. Para estas empresas, la decisión significa simplemente establecer un requisito de autorización para los conductores o flotas que trabajan con ellas, y en algunos casos trabajar juntos con la ayuda de herramientas, para que puedan llevar a cabo la modernización de sus vehículos. Pero para la ciudad, eliminar cientos de miles de vehículos que han estado emitiendo gases tóxicos y reemplazarlos por vehículos eléctricos puede suponer una mejora tangible en los niveles de contaminación. Si a esta decisión le sumamos la descarbonización del transporte público en general -taxis y autobuses- y de los vehículos de reparto, el aire de las ciudades mejoraría notablemente.

Es hora de empezar a abordar estas cuestiones: la oferta de vehículos eléctricos ya es bastante amplia y diversa, su uso para el transporte urbano de viajeros no supone ningún problema (como venimos viendo desde hace tiempo con algunas empresas que están iniciando esta transición en sus iniciativa propia), y la descarbonización es la opción lógica que debería ponerse en práctica cuanto antes. Las ciudades que no lo hagan, seguramente les transferirán los vehículos que ya no podrán funcionar en las ciudades más avanzadas, con todo lo que ello conlleva. Para las empresas de transporte de pasajeros dirigidas por conductores, el problema puede ser lograr que los vehículos eléctricos estén dentro del rango y la velocidad requeridos, lo que significa prepararse para esta transición con anticipación.

Es hora de alcaldes activos.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba