Ciencia

Los beneficios psicológicos de los desplazamientos

El siguiente ensayo se reproduce con permiso de La conversaciónuna publicación en línea que cubre las últimas investigaciones.

Para la mayoría de los trabajadores estadounidenses que viajan diariamente, el viaje hacia y desde la oficina toma casi una hora completa al día: 26 minutos por trayecto en promedio, con el 7,7% de los trabajadores pasando dos horas o más en la carretera.

Mucha gente piensa en los desplazamientos como un tarea y perdida de tiempo. Sin embargo, durante el auge del trabajo remoto como resultado de la pandemia de COVID-19, varios periodistas señalaron con curiosidad que la gente era, ¿podría ser? – perdiendo sus viajes. Una mujer le dijo a The Washington Post que, aunque trabajaba desde casa, regularmente se sentó en su coche en la entrada al final de la jornada laboral en un intento de crear algo de tiempo personal y marcar la transición de los roles laborales a los no laborales.

Como gestión eruditos que estudian la interfaz entre el trabajo y la vida personal de las personas, buscamos comprender qué era lo que la gente se perdía cuando sus viajes diarios desaparecían repentinamente.

En nuestro estudio conceptual publicado recientemente, sostenemos que los desplazamientos son una fuente de “espacio liminal” – un tiempo libre de roles tanto en el hogar como en el trabajo que brinda la oportunidad de recuperarse del trabajo y cambiar mentalmente de marcha al hogar.

Durante el cambio al trabajo remoto, muchas personas perdieron este soporte integrado para estos importantes procesos diarios. Sin la capacidad de cambiar de marcha mentalmente, las personas experimentan confusión de roles, lo que puede generar estrés. Sin desconectarse mentalmente del trabajo, las personas pueden experimentar agotamiento.

Creemos que la pérdida de este espacio ayuda a explicar por qué muchas personas perdieron sus viajes al trabajo.

Viajes diarios y espacio liminal

En nuestro estudio, queríamos saber si el viaje proporciona ese tiempo y espacio, y cuáles son los efectos cuando deja de estar disponible.

Revisamos investigaciones sobre viajando, transiciones de roles y recuperación de trabajo desarrollar un modelo del espacio liminal de viaje de un trabajador estadounidense típico. Centramos nuestra investigación en dos procesos cognitivos: desapego psicológico del rol laboral – desconectarse mentalmente de las demandas del trabajo – y recuperación psicológica del trabajo – reconstruir las reservas de energía mental gastadas durante el trabajo.

Con base en nuestra revisión, desarrollamos un modelo que muestra que el espacio liminal creado en el viaje generaba oportunidades para el desapego y la recuperación.

Sin embargo, también encontramos que las variaciones diarias pueden afectar si este espacio liminal es accesible para el desapego y la recuperación. Por ejemplo, los viajeros en tren deben prestar atención a seleccionar su ruta, monitorear las llegadas o salidas y asegurarse de que se bajen en la parada correcta, mientras que los viajeros en automóvil deben prestar atención constante a la conducción.

Descubrimos que, por un lado, más atención al acto de viajar significa menos atención que, de lo contrario, podría dedicarse a actividades relajantes de recuperación como escuchar música y podcasts. Por otro lado, los viajes más largos pueden dar a las personas más tiempo para desconectarse y recuperarse.

En un inédito Estudio de seguimiento nos condujimos, examinamos una semana de desplazamientos de 80 empleados universitarios para probar nuestro modelo conceptual. Los empleados completaron encuestas matutinas y vespertinas preguntando sobre las características de sus viajes al trabajo, si se «apagaban» del trabajo y se relajaban durante el viaje y si se sentían emocionalmente agotados cuando llegaban a casa.

La mayoría de los trabajadores en este estudio informaron usar el espacio liminal del viaje tanto para la transición mental de los roles del trabajo a los del hogar y para comenzar a recuperarse psicológicamente de las demandas de la jornada laboral. Nuestro estudio también confirma que las variaciones diarias en los desplazamientos predicen la capacidad para hacerlo.

Descubrimos que en los días con viajes más largos que el promedio, las personas informaron niveles más altos de desapego psicológico del trabajo y estaban más relajadas durante el viaje. Sin embargo, en los días en que los viajes al trabajo eran más estresantes de lo habitual, informaron menos desapego psicológico del trabajo y menos relajación durante el viaje.

Creando un espacio liminar

Nuestros hallazgos sugieren que los trabajadores remotos pueden beneficiarse al crear su propia forma de viaje para proporcionar un espacio liminal para la recuperación y la transición, como una caminata de 15 minutos para marcar el comienzo y el final de la jornada laboral.

Nuestros hallazgos preliminares se alinean con investigaciones relacionadas que sugieren que aquellos que han regresado al lugar de trabajo podrían beneficiarse al tratar de usar su viaje para relajarse tanto como sea posible.

Para ayudar a mejorar el desapego al trabajo y la relajación durante el viaje, los viajeros podrían tratar de evitar rumiando sobre la jornada laboral y, en cambio, concéntrese en cumplir personalmente con los usos del tiempo de viaje, como escuchar música o podcasts, o llamar a un amigo. Otras formas de desplazamiento, como el transporte público o el uso compartido de vehículos, también pueden brindar oportunidades para socializar.

Nuestros datos muestran que el estrés del viaje al trabajo resta valor al desapego y la relajación durante el viaje más que un viaje más corto o más largo. Así que algunas personas pueden encontrar que vale la pena su tiempo para tome la «ruta escénica» a casa para evitar situaciones de conducción tensas.

Este artículo fue publicado originalmente en La conversación. Leer el artículo original.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba