Tecnología

La nave rusa Luna-25 se estrella contra la superficie lunar

No ha podido ser. Luna-25, la primera nave lanzada por Rusia hacia la Luna desde 1976, se ha estrellado contra su objetivo tras un incidente ocurrido el sábado durante una maniobra previa a su alunizaje, que estaba previsto el lunes, anunció la agencia espacial Roscosmos. «El aparato se movió a una órbita no prevista y cesó su existencia como resultado de un choque con la superficie de la Luna», señaló la agencia espacial rusa en un comunicado emitido a través de su canal de Telegram.

El sábado , hacia las 10.57 del domingo (hora española) «la comunicación con Luna-25 se interrumpió», explican en el mensaje. Unas horas antes ya se habían experimentado «una situación de emergencia que no permitió realizar la maniobra con los parámetros especificados». Pese a los esfuerzos del equipo, no se consiguió reconducir la situación y la nave acababa destruida tras chocar contra la Luna.

Prisas y un presupuesto mermado

La misión Luna-25 despegó el 11 de agosto del puerto espacial Vostochni en el Lejano Oriente ruso a las 2.10 horas de Moscú (01.10 hora española). Durante tres días, la sonda automática ajustó dos veces su trayectoria de vuelo. Finalmente entró en órbita lunar el pasado viernes, según el horario previsto. Su intención era aterrizar este lunes, adelantándose así en dos días a la sonda india Chadrayaan-3, una nave ‘low cost’ que tardó un mes en realizar el mismo trayecto (frente a los cinco días que duró el viaje de Luna-25).

Rusia contaba con experiencia en alunizajes y fue la primera potencia en recoger muestras lunares con una sonda robótica; pero, tras la llegada de EE. UU. a la Luna, abandonó ese escenario -y sus esperanzas de poner a sus cosmonautas sobre nuestro satélite- y centró sus esfuerzos primero hacia la estación espacial rusa (MIR) y, después, hacia la construcción de la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés), que ejecutó en colaboración con la NASA en una nueva era de cooperación que continúa hasta hoy. Incluso tras la guerra con Ucrania, ambas agencias espaciales siguen colaborando en el laboratorio orbital.

Y ese ha sido su ‘feudo espacial’ hasta ahora: aparte de enviar regularmente a sus cosmonautas, tras la cancelación del transbordador espacial de EE. UU. se convirtió con sus Soyuz en el único transporte de las tripulaciones al laboratorio en órbita. Además, fue la primera en ofrecer vuelos a turistas espaciales, recogiendo pingües beneficios (como dato: un solo asiento en un cohete ruso con destino a la Luna ha llegado a costar más de 80 millones de dólares).

Ahora que el fin de la ISS está cerca (en 2030 se desorbitarán los módulos para que se desintegren en su roce contra la atmósfera), Rusia busca seguir activa en el espacio. La idea es crear una nueva y propia base en órbita (la Estación de Servicio Orbital Rusa, ROSS) y, después, junto a China, construir otra en la Luna. Si bien estos proyectos ya llevaban anunciados desde hacía tiempo, no se ha filtrado mucha información de su avance. De hecho, no fue hasta el pasado 12 de abril cuando, con motivo del aniversario 62 del vuelo de Yuri Gagarin, Putin anunció su decisión de «reanudar con urgencia» sus ambiciones lunares. Así es como el Programa Luna, que no había tenido misiones desde hacía medio siglo, se reactivó casi por sorpresa.

Ahora, este fracaso supone un batacazo para las ambiciones rusas. Desde Moscú afirman que «una comisión interdepartamental especialmente formada se ocupará de las cuestiones de esclarecimiento de las razones de la pérdida», por lo que habrá que esperar un tiempo para saber qué ha ocurrido.

Ahora el turno para hacer historia está en manos de la sonda india, que sin prisa pero sin pausa continúa en su viaje a la Luna: en este mismo momento está orbitando el satélite, llevando a cabo maniobras para ‘atacar’ el polo sur lunar el miércoles. Si lo consigue, será el primer país en posar su tecnología sobre la zona más cotizada de nuestro satélite, con reservas de agua y minerales, y el objetivo para llevar a las próximas generaciones de astronautas. La nueva carrera por reconquistar la Luna continúa.

.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba