Actualidad

Indemnizan con 262.000 euros a un Langreana atacado por un pitbull: «Vino por mi culpa»

“Cuando vi este animal delante de mí, quise morir; este demonio vino por mi. Fue terrible”. Así recuerda Julia Fernández Antuña, una langrana de Otero, el ataque de un pitbull que sufrió el 26 de enero de 2019 en Pando (Langreo). Fernández Antuña sufrió varios mordiscos del perro en sus brazos. , Patas y oreja. Ahora, el Juzgado de lo Penal número 1 de Langreo acaba de dictar sentencia que condena al dueño del animal a seis meses de prisión por dos delitos de imprudencia grave y deberá indemnizar a la víctima con 262.887 euros en concepto de lesiones y consecuencias .Son dos delitos y no uno, ya que el perro también atacó, aunque con menor gravedad, a otro hombre, este último por supuesto también teniendo que indemnizar al dueño del pitbull con 13.106,20 euros.

La zona donde se produjo el ataque.


La acusación particular en el juicio la ejerció el abogado Arturo García Rodríguez, con despacho en Oviedo. El veredicto del tribunal es claro ya que ni el acusado ni el fiscal apelará.

Los hechos ocurrieron en los alrededores del Cementerio de Pando el 26 de enero de 2019 pasada la una de la tarde. El perro se escapó del cerco de la casa en la que se encontraba y se dirigió hacia Julia Fernández Antuña, quien en ese momento tenía 69 años y paseaba por la zona. Testigos presenciales aseguraron que el animal estaba “como loco, de hecho lo tuvieron que sujetar entre tres personas para que no fuera tras la mujer”. El pitbull incluso arrojó a la víctima al suelo, hiriendo todo su cuerpo, particularmente las piernas, los brazos y la oreja izquierda. Tras informar a los servicios de salud y recibir atención médica inicial, se decidió trasladar a la mujer al HUCA.

Aunque han pasado dos años, las secuelas del ataque continúan. “Lo pasé muy mal y lo sigo pasando mal a día de hoy”, explica, afirmando que “tengo un brazo inservible y la pierna también está muy mal, lo mejor para mí era la oreja”.

Con la orden judicial en la mano, esta mujer reitera: «Ojalá no hubiera pasado lo que pasó, pero bueno, el dinero de la compensación, cuanto más, mejor». Y sobre la pena de prisión de seis meses: «Me gustaría que fuera a prisión porque ya estaban avisados ​​y el perro estaba libre». Además, no puede quitarse el ataque de la cabeza. «Cuando no duermo pienso en eso, fue horrible y pasé un mes en el hospital. Solo pensaba en mi madre de 99 años, que dependía de mí para todo”, dice. También asegura: “Me entristeció mucho cuando me dijeron que el animal fue sacrificado, porque en realidad no fue culpa suya por lo que pasó, sino de sus dueños”.

Hechos probados

La sentencia señala que la propietaria del perro había dejado al animal en su domicilio, el cual “se encontraba en mal estado en cuanto al cierre de su perímetro, por lo que la malla de alambre que lo delimitaba presentaba numerosos agujeros por los que podía pasar el perro”. Además, la vivienda fue inspeccionada por la policía local al menos tres veces en los dos años anteriores a los hechos, todas por denuncias de un perro suelto y agresivo. Además, el acusado carecía de permiso para tener animales peligrosos y seguro de responsabilidad civil.

Antes de atacar a Julia Fernández Antuña, el 3 de enero de 2019, el perro había atacado a un hombre -la otra persona compensó- luego de huir de la finca. “Lo tiró al suelo y con rabia le mordió la pierna y el brazo izquierdo”, dice la sentencia. El siguiente ataque se produjo el 26 de enero. El animal arrojó al suelo a Julia Fernández Antuña “y comenzó a morderla en todo el cuerpo de manera enfadada y persistente” y necesitó ayuda para alejarse de él.

.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba