Tecnología

Este formidable reptil volador de hace 100 millones de años tenía una lengua poderosa para deglutir a sus presas

Hace 100 millones de años, una sombra siniestra sobrevolaba el mar interior de lo que hoy es Australia. Con una envergadura de casi cinco metros, este animal habría sido un depredador temible. Un equipo de la Universidad de Curtin ha estudiado sus huesos fosilizados, que no dejan lugar a dudas de que se trata de una nueva especie de pterosaurio. Este formidable reptil volador que vivía entre dinosaurios tenía una lengua musculada que le permitía deglutir a sus presas.

Los restos, desenterrados en 2021 en el oeste de Queensland,pertenecen a Haliskia peterseni, un nuevo género y especie de pterosaurio anhangueriano. Los investigadores llegaron a esa conclusión basándose en la forma de su cráneo, la disposición de los dientes y la forma del hueso del hombro. El grupo anhangueriano se distribuyó por todo el mundo, incluso en lo que hoy es España, Inglaterra, Marruecos, China, Brasil y Estados Unidos.

«Con una envergadura de aproximadamente 4,6 m, Haliskia habría sido un depredador temible hace unos 100 millones de años, cuando gran parte del centro oeste de Queensland estaba bajo el agua, cubierta por un vasto mar interior y posicionada globalmente cerca de donde se encuentra hoy la costa sur de Victoria», explica Adele Pentland, de la Escuela de Ciencias Planetarias y de la Tierra de Curtin y responsable del estudio que esta semana publica la revista ‘Scientific reports’.

Huesos finos

El espécimen es el más completo de un anhangueriano, y de cualquier pterosaurio, descubierto en Australia hasta la fecha. «El ejemplar incluye una mandíbula inferior completa, la punta de la mandíbula superior, 43 dientes, vértebras, costillas, huesos de ambas alas y parte de una pata. También están presentes huesos de la garganta muy finos y delicados, lo que indica una lengua musculosa, que ayudó durante la alimentación de peces y cefalópodos», señala la autora.

Recientemente, otro equipo de investigadores dio a conocer otro pterosaurio australiano llamado Thapunngaka shawi. Más grande, tenía una envergadura de 7 metros y la boca en forma de lanza, «como una calavera con un cuello largo, unido a un par de alas largas».

Los pterosaurios eran probablemente las criaturas más grandes que jamás hayan alzado el vuelo. Los más gigantescos alcanzaban los diez o doce metros de envergadura. Durante millones de años sobrevolaron las cabezas de los dinosaurios hasta que ambos se extinguieron hace unos 66 millones de años a consecuencia del famoso impacto del meteorito de Chicxulub (México). Una de sus características más notables era un cuello desproporcionado, más largo que el de una jirafa. Se cree que despegaban poco después de romper el cascarón, que eran capaces de controlar el color de sus plumas utilizando pigmentos de melanina y que algunos tenían una ferocidad comparable a la del famoso Tiranosaurio rex, hasta el punto de habrían sido capaces de tragarse presas del tamaño de un poni.

.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba