Sexualidad

El nacimiento del vibrador, el tratamiento de una enfermedad de mujer que nunca existió

En los últimos años, la vibrador se ha convertido en un artefacto que reduce la brecha de género que existe en el placer. Sin embargo, no siempre fue visto como un objeto con finalidad sexual, sino más bien como un dispositivo terapéutico para curar una supuesta enfermedad que aquejaba a muchas mujeres en el siglo XIX: la supuesta «histeria femenina».

Según la educadora sexual Sandra Campó, algunos de los síntomas son de esa enfermedad femenina -que ya no existía- insatisfacción sexual de las mujeres- consistía en desmayos, dolor de cabeza, insomnio, irritabilidad y pérdida del apetito. En el siglo XIX, a mediados de la Inglaterra victoriana, aumentaron los casos de mujeres con estos signos.

La solución a estos problemas fue un tratamiento médico, que consistía en aplicar los llamados masajes pélvicos; es decir, “la estimulación manual del médico de la vulva —masturbación— hasta que la paciente llega al llamado ataque histérico —orgasmo—”, explica la especialista.

Él placer sexual femenino estaba tan descuidado que los médicos de la época ni siquiera podían imaginar a una mujer sintiendo deseo, por lo que bajo este tropo machista su sexualidad se reducía a la reproductiva.

¿Cuál es el origen del vibrador?

El «tratamiento» utilizado por los médicos fue eficaz pero agotador: muchas veces se encontraban abrumados con el cuidado de los pacientes, ya que algunos de ellos eran estimulados durante horas sin llegar al orgasmo.

.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba