Tecnología

El exmilitar que aseguró que Estados Unidos posee naves extraterrestres estuvo bajo arresto psiquiátrico

Naves extraterrestres, restos biológicos «no humanos» y un programa oculto durante más de 80 años. Estos son los oscuros secretos que, según el exmilitar David Grusch, esconde Estados Unidos. El pasado 27 de julio, el testimonio de este antiguo oficial de los servicios de inteligencia dio la vuelta al mundo cuando juró en una sesión sobre ovnis ante el Congreso que el Gobierno estadounidense tiene en sus manos tecnología alienígena que prueba la existencia de vida más allá del planeta Tierra.

A sus 36 años, Grusch ha pasado por el ejército, la Agencia Nacional de Inteligencia Geoespacial y Grupo de Trabajo de Fenómenos Aéreos No Identificados del Pentágono. Sin embargo, también estuvo bajo arresto psiquiátrico por declaraciones suicidas y por un presunto problema de alcoholismo. Así lo ha desvelado este miércoles The Intercept, medio que ha accedido a informes policiales en los que se documentan al menos dos episodios controvertidos.

Estas revelaciones añaden escepticismo a un testimonio plagado de interrogantes. En ningún momento, Grusch ha presentado o ha asegurado haber visto pruebas que confirmen la existencia de las naves extraterrestres o los restos biológicos «no humanos» de los que habla, ni ante el Congreso ni en declaraciones a la prensa. Su información vendría de terceras fuentes cuya identidad no ha revelado por su supuesta confidencialidad. Los dos exoficiales de la Marina que comparecieron junto a Grusch alegaron fenómenos aéreos no identificados, pero no los atribuyeron a extraterrestres.

Alcohol y pensamientos suicidas

Durante su comparecencia, Grusch apuntaló su credibilidad señalando que tiene autorización de alta seguridad para acceder a información confidencial sobre los ovnis (objetos voladores no identificados). Los registros policiales obtenidos por ‘The Intercept’ revelan que el 1 de octubre de 2018 Grusch fue internado temporalmente en un centro de salud mental. El exmilitar habría realizado una «declaración suicida» después que su esposa le dijese que era alcohólico y que necesitaba ayuda. «El marido le pidió que lo matara», señala el informe elaborado por el sheriff del condado de Loudoun, en Virginia. Fue la mujer quien avisó a la policía.

En 2014, Grusch sufrió un episodio similar. El informe de los cuerpos de seguridad detallan que el hombre «podría ser violento, muy fuerte» y que podría estar sufriendo estrés postraumático, un trastorno común entre los soldados. En su etapa en el ejército, Grusch combatió en Afganistán y fue condecorado por ello, según la prensa estadounidense. Aunque el texto señala que «nuncha se ha hecho daño a sí mismo», también especifica que «a veces hace estas amenazas cuando está borracho».

Sus superiores sabían de ello y aun así decidieron mantener su autorización de seguridad, que le da acceso a material militar secreto. Un compañero de Grusch ha denunciado ese hecho a ‘The Intercept’. «Creo que es como cualquier grupo insular: Una vez que estás dentro, generalmente protegen a los suyos», ha explicado, preservando su anonimidad «por temor a represalias profesionales».

Noticias relacionadas

Los documentos sobre la salud de Grusch no son ni confidenciales ni médicos, sino que se trata de registros del Gobierno federal a los que cualquier ciudadano estadounidense, incluidos periodistas, puede acceder en base a la Ley de la Libertad de la Información (FOIA por sus siglas en inglés).

Las declaraciones de Grusch han relanzado el interés por un fenómeno plagado de interrogantes y conspiraciones que lleva 75 años fascinando a miles de personas en todo el mundo. En enero, la agencia espacial estadounidense NASA creó el primer panel científico independiente que estudiará los ovnis y otros avistamientos anómalos. Este mes de agosto publicarán su informe final. «Necesitamos separar las especulaciones de los hechos, las evidencias de la ficción», ha advertido el astrofísico David Spergel.

.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba