Tecnología

El asteroide que acabó con los dinosaurios ‘levantó’ el océano de México a Nueva Zelanda

Hace 66 millones de años, un asteroide de más de 10 km de ancho con una fuerza de diez mil millones de bombas atómicas como la de Hiroshima cayó sobre lo que hoy es la Península de Yucatán (México). El impacto incendió los bosques y expulsó tanto azufre a la atmósfera que bloqueó la luz del sol: todos los dinosaurios. Pero además, el golpe desencadenó un monstruoso tsunami con olas de más de un kilómetro de altura que barrieron el lecho marino a miles de kilómetros del lugar del impacto. Llegaron a Nueva Zelanda.

Esta es la conclusión a la que ha llegado un equipo de investigadores de la Universidad de Michigan (EEUU), que realizó una simulación global del tsunami tras el impacto de Chicxulub.

«Este tsunami fue lo suficientemente poderoso como para perturbar y erosionar los sedimentos en las cuencas oceánicas del otro lado del mundo, dejando un vacío en el registro de sedimentos, o un revoltijo de sedimentos más antiguos», explica Molly Range, responsable del estudio publicado en ‘ . Avances de la AGU”.

Los investigadores calcularon que la energía inicial del tsunami de impacto fue hasta 30.000 veces mayor que la energía del tsunami del terremoto del Océano Índico de diciembre de 2004, que mató a más de 230.000 personas y es uno de los tsunamis más grandes de la historia moderna.

Las simulaciones del equipo muestran que el tsunami irradió principalmente hacia el este y noreste hacia el Atlántico Norte y hacia el suroeste a través de la Vía Marítima Centroamericana (que solía separar América del Norte y América del Sur) hacia el Pacífico Sur.

En estas cuencas y algunas áreas adyacentes, las velocidades de las corrientes submarinas probablemente excedieron los 20 centímetros por segundo (0,4 mph), una velocidad lo suficientemente fuerte como para erosionar los sedimentos de grano fino en el fondo del mar.

Según la simulación del equipo, el Atlántico Sur, el Pacífico Norte, el Océano Índico y la región del actual Mar Mediterráneo quedaron en gran parte protegidos de los efectos más fuertes del tsunami. En estos lugares, las velocidades modeladas actuales probablemente estaban por debajo del umbral de 20 cm por segundo.

Los investigadores revisaron los registros geológicos en más de 100 lugares en todo el mundo. Los resultados coincidieron con los modelos. De particular preocupación, según los autores, son los sedimentos incompletos y altamente perturbados en la costa este de las Islas Norte y Sur de Nueva Zelanda, a más de 12,000 kilómetros del sitio de impacto de Yucatán. “Creemos que estos depósitos registran los efectos del tsunami de impacto, y esta es quizás la confirmación más fuerte de la importancia global de este evento”, dice Range.

Ola de 4,5 km de altura

La parte de modelado del estudio utilizó una estrategia de dos pasos. Primero, un gran programa de computadora llamado Hydrocode simuló los caóticos primeros 10 minutos del evento, que incluyeron el impacto, la formación del cráter y el inicio del tsunami.

Con base en los resultados de estudios previos, los investigadores modelaron un asteroide con un diámetro de 14 kilómetros y una velocidad de 12 kilómetros por segundo (27 000 mph). Golpeó una costra de granito cubierta por sedimentos espesos y aguas poco profundas del océano, abriendo un cráter de unos 100 kilómetros de ancho y expulsando densas nubes de hollín y polvo a la atmósfera.

Dos minutos y medio después del impacto del asteroide, una cortina de material expulsado empujó una pared de agua lejos del lugar del impacto, formando brevemente una ola de 4,5 kilómetros que disminuyó cuando la eyección volvió a caer a la Tierra.

Según la simulación, diez minutos después de que el proyectil golpeara Yucatán y a 220 kilómetros del punto de impacto, una ola de tsunami de 1,5 kilómetros de altura en forma de anillo, extendiéndose hacia afuera, comenzó a barrer el océano en todas direcciones.

En el minuto 10, los resultados de las simulaciones se incorporaron a dos modelos de propagación de tsunamis, MOM6 y MOST, para rastrear las olas rebeldes en el océano. MOM6 se ha utilizado para modelar tsunamis en aguas profundas y NOAA utiliza el modelo MOST operativamente para pronósticos de tsunamis en sus centros de alerta de tsunamis.

«El gran hallazgo aquí es que dos modelos globales con diferentes formulaciones dieron resultados casi idénticos, y los datos geológicos sobre intervalos completos e incompletos concuerdan con estos resultados», dice el coautor del estudio Ted Moore, profesor de Ciencias Ambientales y de la Tierra.

Según la simulación del equipo, el tsunami se había extendido desde el Golfo de México hasta el Atlántico Norte una hora después del impacto. Cuatro horas después del impacto, las olas habían cruzado la vía marítima centroamericana hacia el Pacífico. Veinticuatro horas después del impacto habían cruzado la mayor parte del Pacífico desde el este y el Atlántico desde el oeste, entrando en el Océano Índico por ambos lados. Y dentro de las 48 horas posteriores al impacto, olas de tsunami considerables habían llegado a la mayoría de las costas del mundo.

Para el estudio actual, los investigadores no intentaron estimar el alcance de las inundaciones costeras causadas por el tsunami. Sin embargo, sus modelos indican que las alturas de las olas en mar abierto en el Golfo de México habrían superado los 100 metros, con alturas de las olas superiores a los 10 metros a medida que el tsunami se acercaba a las regiones costeras del Atlántico Norte y la costa del Pacífico de Estados Unidos.

A medida que el tsunami se acercaba a estas costas y se encontraba con aguas subterráneas poco profundas, la altura de las olas habría aumentado drásticamente a través de un proceso llamado banca. Las velocidades actuales habrían superado el umbral de 20 centímetros por segundo para la mayoría de las zonas costeras del mundo.

«Dependiendo de la geometría de la costa y las olas, la mayoría de las regiones costeras estarían parcialmente inundadas y erosionadas», dijeron los autores del estudio. “Cualquier tsunami históricamente documentado palidece en comparación con un impacto global de este tipo”, agregan.

.

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba